Agradecimiento público del Cabildo a los voluntarios que participaron de la actividad

Se plantaron 1.500 ejemplares de plántulas autóctonas de entre 8 y 30 centímetros de tamaño

Un centenar de voluntarios acudieron este domingo, 2 de diciembre, a la antigua rofera restaurada del ‘Lomo de San Andrés’, en Tao (Teguise), para participar de una actividad de repoblación con especies autóctonas de Canarias organizada por el área de la Reserva de la Biosfera, Participación Ciudadana y el área de Medio Ambiente del Cabildo de Lanzarote que tutelan Juan Antonio de la Hoz y Mónica Álvarez, respectivamente. La actividad contó también con la colaboración del área de Bienestar Social que dirige Marciano Acuña, que facilitó el transporte gratuito a los usuarios que decidieron acudir en las guaguas aportadas por el Cabildo; y del área de Agricultura de la Corporación que coordina Francisco Fabelo, que custodió los ejemplares de plantas que se sembraron en la jornada de este pasado domingo y colaboró también con personal especializado de la Granja Agrícola Experimental. También se desarrolló gracias a la Fundación Canaria de Juventud IDEO, que participaron el día anterior repoblando parte de la parcela y además prestaron los aparejos de trabajo en la jornada de este domingo; y al Ayuntamiento de Teguise, municipio donde se encuentra situada esta rofera recientemente restaurada.

 

Los voluntarios, entre los que se encontraban familias al completo, disfrutaron de una jornada de trabajo muy especial mostrando su compromiso con Lanzarote y con su medio ambiente. En total, durante poco más de dos horas se pudo repoblar unos 6.000 metros cuadrados de este espacio con unos1.500 ejemplares, principalmente de tabaibasveroles higerillas. También se plantaron algunos romeros marinos. El tamaño de las plántulas aportadas por el Cabildo de Lanzarote para realizar esta repoblación fue de entre 8 y 30 centímetrosSe espera que en unos tres meses, crezcan y que quede concluido el proceso completo del Plan de Restauración que inició el Cabildo en esta antigua rofera que se encontraba degradada y en desuso.

 

Recordar que la restauración se llevó a cabo sobre 11.418 metros cuadrados en este espacio natural que se encontraba degradado, con 48.000 metros cúbicos de materiales reciclados provenientes de residuos de construcción y demolición (RCD). Estas parcelas de terreno, propiedad del Cabildo de Lanzarote, presentaban un evidente estado de deterioro por la explotación en ellas de un depósito de “lapilli basáltico“. La primera fase del proyecto fue desarrollada por el área de Residuos del Cabildo de Lanzarote con un presupuesto de unos 200.000 euros (redacción del proyecto y acometido de las obras de restauración), financiados por la Oficina de la Reserva de Biosfera a través del convenio -2009-2010- del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM).

 

Por último, desde el Cabildo de Lanzarote y las Consejerías implicadas,agradecen a todas las personas voluntarias que participaron en esta actividad, “su esfuerzo por contribuir con la última fase de la recuperación de este espacio y acudir masivamente a la actividad organizada por el Día del Voluntariado en Lanzarote”.