El 7 de Octubre de 1993 fue la primera vez que en el ámbito español se declaraban dos islas completas Reservas de las Biosfera, Lanzarote y Menorca, similares en muchos aspectos sociales y ambientales y con problemáticas muy parecidas. En 2018, se conmemorarán los 25 años de estas dos declaraciones, que tuvieron lugar a propuesta de la mesa del Programa MaB de la Unesco, en Paris, en el año 1993.

Con motivo de esta declaración de la Unesco que el próximo año cumple su 25 aniversario, el Cabildo de Lanzarote y Consell Insular de Menorca están preparando la organización de los actos conmemorativos a través de varios encuentros entre ambas Reservas, fruto también del convenio de hermanamiento suscrito en abril de 1996 en Lanzarote, en el Centro Turístico de Jameos del Agua, en la Casa de Los Volcanes. El objetivo de este convenio fue el de reforzar la cooperación entre ambas Reservas de la Biosfera a través de intercambios de información, elaboración de programas, modelos de investigación y la profundización en el conocimiento de temas de interés para las dos islas.

Fruto de estos últimos encuentros de trabajo, el presidente del Cabildo de Lanzarote y responsable también de la Reserva de la Biosfera de Lanzarote, Pedro San Ginés, recibió este jueves, 20 de julio, la visita de una delegación de Menorca, encabeza por el responsable del Observatorio de Sostenibilidad de Menorca (OBSAM), David Carreras; la responsable de la Comisión Científica del IME (Institut Menorquí d’Estudis), Josefina Salord Ripoll; y el conseller de Cultura, Educación y Patrimonio del Consell de Menorca y presidente de dicho IME, Miquel Angel Maria Ballester. En esta recepción de Presidencia, también estuvo presente el consejero de Cultura del Cabildo de Lanzarote, Óscar Pérez, quien -junto a la Reserva de la Biosfera- está trabajando, por encomienda del presidente, en esta programación conmemorativa de los actos que se sucederán el próximo año.

Lanzarote y Menorca a lo largo de estos 24 años han compartido algunas experiencias y proyectos como Reservas de la Biosfera, pero ante el 25 aniversario, “es voluntad de sus organismos gestores, estrechar estos vínculos y establecer un marco específico que nos permita a ambas islas el aprendizaje mutuo y valioso para enfrentar los retos de futuro de ambas Reservas”, apuntó el presidente del Cabildo, Pedro San Ginés.

El encuentro entre ambas Reservas de la Biosfera ha servido además de programar contenidos técnicos y objetivos de la conmemoración conjunta de este 25 Aniversario, para valorar la posibilidad de recopilar datos estadísticos del periodo entre 1990 y 2016-2017, y ofrecerlos en documento editado que también estará en exposición pública.

Asimismo, se ha explorado con detalle la trascendencia, cometidos y procedimientos del IME, organismo que “se podría adaptar en su estructura y funciones a la isla de Lanzarote”, una propuesta que la Oficina de la Reserva de la Biosfera ha lanzado en este encuentro para aprovechar la dilatada y fructífera experiencia de los pasados 25 años de Menorca gracias a este organismos, y mejorar así los próximos 25 años de Reserva de la Biosfera, explicaron desde la Reserva lanzaroteña.

 

IME (Menorca)

El IME fue la entidad que propuso la formulación de la candidatura a la Unesco para obtener la declaración como Reserva de la Biisfera. Antes de eso, un colectivo de personas había impulsado la edición de una Enciclopedia de Menorca, que dio lugar al propio IME. Con ello se consolidó una isntitución, apoyada desde el Consell, que vertebra la sociedad insular, que se convierte en un interlocutor cultural, literario, y científico, ante aquellas personas o instituciones de fuera que quieran acudir a Menorca con alguno de esos fines. Fue creado 1986 para convertirse en el centro de difusión e intercambio de pensamiento y ciencia. En la actualidad el IME tiene 5 secciones de estudio: Ciencia y tecnología con 30 miembros, Ciencias naturales con 49 miembros, Ciencias sociales con 35 miembros, Historia y arqueología con 41 miembros, y Lengua y literatura con 21 miembros.

El OBSAM es un proyecto del IME al servicio de la Reserva de la Biosfera de Menorca. Es un instrumento, parecido al Centro de datos del Cabildo de Lanzarote, para recoger analizar la información de ámbito local y contribuir a la observación del cambio global. Funciona como una red de entidades y personas interesadas en obtener y mejorar indicadores fiables y realistas sobre diversos temas que forman parte de la preocupación por la sostenibilidad ambiental y social.