Lanzarote: fuente de vida

La armonía lograda en Lanzarote entre el hombre y la naturaleza hace de la isla un lugar único.

Un lugar desértico y árido, aunque suavizado por los vientos alisios y el océano; un relieve volcánico forjado hace siglos en el que, a pesar de lo estéril que es aparentemente, habitan una gran cantidad de especies, de hecho, los investigadores han catalogado 3700 endémicas de fauna y flora terrestres y observado 816 especies de fauna y flora marinas.

Flora

Solamente en Timanfaya se han contabilizado 180 especies vegetales terrestres diferentes y, los Riscos de Famara presenta la mayor cantidad de especies endémicas de España. Algunas especies destacadas son la orchilla, la barrilla, la aulaga majorera:una planta espinosa muy abundante,la tabaiba salvaje que es venenosa, la tedera, la salvia de risco, la hierva de risco, el tomillo o el tarajal.

Sumergiéndonos bajo el mar, nos encontramos con la banda de algas pardas, que alcanza las mayores profundidades y extensiones de Canarias; las praderas de fanerógamas marinas o sebadales, constituidas principalmente por Cymodocea nodosa y localizadas en El Veril de Alegranza y en El Río de La Graciosa; y los fondos profundos de maërl, formados por algas rojas calcáreas sobre las que se asientan otras algas profundas de gran interés ecológico. Asociados estos fondos marinos se han descrito 304 especies de macroalgas.

Fauna

Se pueden encontrar algunos reptiles endémicos, como el lagarto de Haría y el perenquén rugoso o majorero; en el islote de Montaña Clara encontramos la musaraña canaria, el único mamífero autóctono del Archipiélago.

Entre las especies introducidas podemos señalar al conejo, traído por los españoles en la conquista de las islas, gatos domésticos y perros asilvestrados, animales dañinos a los ecosistemas. Animales domésticos, como el camello, el burro y la cabra, son los más fáciles de ver.

Las aguas de Lanzarote, en particular del Archipiélago Chinijo y de sus islotes son verdaderos oasis, donde podemos encontrar la mayor diversidad de especies de flora y fauna marina del Archipiélago Canario.

Las aves son las verdaderas protagonistas de la fauna característica de Lanzarote, alcanzando la cifra de treinta especies diferentes, cinco de ellas “En Peligro de Extinción”: el guirre, el águila pescadora y el halcón Tagarote, siendo la población de éste último en los islotes y Riscos de Famara una de las más importantes de España.

Las 150 especies aves migradoras citadas representanl 50% de las que pasan por Canarias destaca-se el halcón de Eleonor, con su única colonia de cría en Canarias.

Ya en el mar, en la zona de mareas, donde se funden el medio marino y el terrestre, nos encontramos con multitud de invertebrados; entre estos últimos se observan varias especies de lapas: el endemismo canario conocido como lapa negra, la lapa blanca y la lapa curvina. También varias especies de burgados y cangrejos, como la carnada de vieja.

En el límite inferior del intermareal se encuentran mejillones, clacas, percebes y el cangrejo blanco.

Se han descrito 241 de invertebrados, destacando la presencia de especies únicas en el archipiélago Canario y poblaciones de invertebrados localizadas a una profundidad inusual en el resto de las Islas. Entre los invertebrados más amenazados pueden citarse el coral negro, el coral naranja, las gorgonias, la langosta de antenas, la langosta canaria y la almeja canaria.

En las 259 especies de peces se observan muchas especies escasas en el resto del archipiélago Canario y algunos endemismos de la familia de los cabosos. Destacan por su importancia las poblaciones de romero capitán, corvina, sama zapata, cabrilla pintada, mero y pejeperro.

En mar abierto podemos igualmente encontrar 6 de las 7 especies de tortugas marinas existentes en el mundo, todas ellas en peligro de extinción, como es el caso de la tortuga boba y de la tortuga laúd. Las aguas de Lanzarote también forman parte de las rutas migratorias o de alimentación de grupos de mamíferos marinos (27 cetáceos y un pinnípedo): los delfines mular, listado y común, los calderones gris y tropical, la orca, el cachalote pigmeo, el rorcual aliblanco, el zifio de Cuvier y la foca monje, que tuvo sus últimas poblaciones en el islote de Alegranza hasta finales de la década de los sesenta.

En la franja litoral tienen tambien refugio gran cantidad de aves marinas, sobre todo la escasa pardela cenicienta, con la segunda mayor colonia de cría del mundo en el islote de Alegranza y en grave peligro de desaparecer debido a la caza abusiva. El paíño pechialbo, en peligro de extinción y con las únicas colonias de cría de España, que no superan las 50-60 parejas; y los paíños común y de Madeira, presentando ambos igalmente una de las mayores poblaciones de España.